Tiempo de lectura: 3 minutos

La certificación energética A es la máxima calificación de eficiencia energética que se le puede otorgar a una vivienda. Esta nos indica cuánta energía precisa un edificio sin interrumpir el consumo normal de las personas que habitan en él, y si es de certificación A, sabemos que nos encontramos ante una vivienda con un gasto prácticamente nulo.

Desde Inditer, de hecho, como climatización y refrigeración industrial, ofrecemos servicios y productos que garantizan la eficiencia energética así como la sostenibilidad ambiental, por lo que conocemos de cerca la importancia de establecer medidas que nos acerquen a este tipo de certificación.

Además, desde junio de 2013 es obligatorio la presentación o puesta a disposición de los compradores o arrendatarios del certificado de eficiencia energética de la totalidad o parte de un edificio.

Mediante la certificación energética se pueden obtener las emisiones de CO2 que genera un edificio para satisfacer las necesidades básicas de los vecinos. En España, solo un 0,23% de viviendas tienen este tipo de calificación, mientras que la mayoría de ellas dispone de una calificación E (47,5%).

Frente a los inminentes efectos del cambio climático y la creciente dependencia energética del exterior, se ha elaborado un Plan Nacional Integrado de Energía y Clima para mejorar tanto la salud de las personas como la del medio ambiente.

Para cumplir con los requisitos de eficiencia establecidos, es necesario mejorar la eficiencia energética de las viviendas españolas, motivo por el cual la certificación energética A cobra tal importancia en la actualidad.

Cómo obtener la calificación energética A

eficiencia energética clasificacion (1)

Sin embargo, reducir las emisiones de CO2 que emite un edificio no es tarea fácil, y para obtener la calificación energética A se deben cumplir una serie de requisitos indispensables, en ocasiones muy difíciles de llevar a cabo.

>>   ¿Qué es la aerotermia?

A pesar de que la gran mayoría de los edificios construidos en el año 2007 no contarán con la infraestructura adecuada para obtener una calificación superior a la E, a partir del 2020 se han empezado a construir edificios que logran obtener un consumo energético prácticamente en 0.

Lograr obtener la calificación energética es complicado, pero hay una serie de medidas que puedes llevar a cabo para reducir el consumo de energía de tu hogar y poder así obtener una certificación más alta.

Uno de los puntos clave  es el aislamiento térmico de la vivienda. Para lograr que este sea el óptimo, debemos contar con ventanas con doble acristalamiento para que no pueda pasar el frío en invierno ni el calor en verano, manteniendo una temperatura agradable en el interior.

Sin embargo, el aislamiento térmico de un edificio no se queda solo ahí. La infraestructura de este mismo tiene que estar construida con ese mismo propósito, haciendo que cada uno de sus componentes no permita que se vaya el calor.

Otra de las pautas más fáciles de cumplir es adquirir electrodomésticos con certificación energética de A + como mínimo. Esto marcará una gran diferencia en el consumo de energía mensual y, no solo te permitirá conseguir la calificación energética más alta, si no que ahorrarás mucho más en tu factura de la luz.

El sistema de climatización y refrigeración que utilices también es determinante. Muchas personas optan por calefacciones de biomasa, o contar con sistemas de aire acondicionado más eficientes.

Desde Inditer, por ejemplo, ofrecemos sistemas de climatización y refrigeración industrial que cumplen con los requisitos más exigentes de eficiencia energética y podemos, por lo tanto, asegurar a nuestros clientes que estarán logrando reducir su consumo energético y emisión de CO2.

>>   ¿Qué es la eficiencia energética y cómo lograrla? - Inditer

Diferencias entre calificación energética A y G

eficiencia energética clase a

Tal y como se ha explicado en artículos anteriores, la clasificación de eficiencia energética puede variar desde la letra A, que es la máxima calificación, hasta la letra G, donde situaríamos la menor eficiencia energética.

Las mayores diferencias que encontraremos entre ellas es que, mientras que un edificio de clasificación G tiene una estructura anticuada no orientada a obtener la máxima eficiencia energética, aquellos de clase A han sido especialmente diseñados con ese propósito.

Esto, a su vez, supone una diferencia económica significativa en cuanto al gasto mensual y, sobre todo anual, ya que una vivienda de clase A requiere de un presupuesto mucho menor a la larga.

Si quieres saber más sobre qué es la eficiencia energética y quieres descubrir cómo hacer de tu empresa o vivienda un lugar más responsable con el medio ambiente, te recomendamos que leas el siguiente artículo: Qué es la eficiencia energética y cómo lograrla.